Reseña de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Hatillo

Reseña de la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Hatillo

Por: Luis Alberto Almirón Vargas.

Un 14 de febrero de 1959 se funda en Hatillo la Parroquia Sagrado Corazón de Jesús con la emisión del decreto de erección canónica promulgado por Mons. Rubén Odio Herrera, Arzobispo de San José. Su primer cura párroco fue Henry Saborío Sartoressi (qdDg) y, a lo largo de estos sesenta y un años de vida eclesial parroquial, han estado al frente del pastoreo de la comunidad diez y siete presbíteros juntos con sus vicarios y coadjutores, aportando al crecimiento de la fe, la evangelización y el compromiso solidario de Hatillo, hasta nuestro actual cura párroco Fernando Hernández Barboza.

El nombre de “Sagrado Corazón de Jesús” surge de la idea de Mons. Bernardo Augusto Thiel Hoffmann (1850-1901), quien promovía la devoción que se originó en Francia a mediados del siglo XVII, a raíz de las visiones de Santa Margarita María Alacoque (1647-1690), en consonancia con el deseo del Papa León XIII (1810-1903) de que toda persona estuviese consagrada al Sagrado Corazón.

A la par del desarrollo social y urbano de Hatillo, la Iglesia local ha tenido una opción permanente por acompañar la fe de sus habitantes y convertirse en un lugar de referencia muy importante para las familias y las comunidades. Así reza el lema: “Múltiples sectores, un solo corazón”, que para muchos de los feligreses representa el ideal de ser una parroquia unida y engloba la lucha constante de todos estos años por consolidar aquí su vivencia cristiana y su compromiso solidario.

Han sido muchas y múltiples las experiencias que se han gestado desde la parroquia para renovar la experiencia de familia y ser reflejo del amor de Dios. En todo este proceso de fecundidad espiritual, la comunidad ha visto nacer trece vocaciones sacerdotales para la vida diocesana y otro tanto para la vida religiosa, tanto masculina como femenina; además de ser pionera, desde 1967 bajo el pastoreo del padre Jorge Fuentes, en la evangelización de los sectores cuya acción marcó una pauta significativa de compromiso social y cristiano, según las directrices del Concilio Ecuménico Vaticano II, y cuyos frutos se fueron viendo de manera palpable en la construcción de las diferentes filiales que hoy conocemos.

Un hecho que marca un nuevo momento en la vida eclesial de la comunidad es la consagración del templo parroquial el 13 de setiembre de 1970 por Mons. Carlos Humberto Rodríguez Quirós, en medio de una realidad más complicada en Hatillo, como el incremento demográfico y la consecuente presencia de comunidades marginales precaristas, el empobrecimiento, la drogadicción, entre otros…lo que dinamizó el trabajo misionero-evangelizador a tenor del surgimiento de múltiples movimientos y grupos parroquiales que sumaron esfuerzos por consolidar la vida de fe y el compromiso social.

La parroquia Sagrado Corazón de Jesús continúa, en fidelidad creativa al Evangelio, estando comprometida con las comunidades hatillenses y aledañas, acompañando su vida de fe y su realidad, brindando los espacios pertinentes para orar a Dios, compartir la vida y el compromiso cristiano, y redescubrirse en lo pastoral con iniciativas actuales y dicientes, que se anclan en la experiencia de estos sesenta y un años de caminar parroquial. ¡Demos gracias a Dios!

Fuente principal: Días Bolaños, Ronald Eduardo, “Reseña Histórica 1959-2009”, Parroquia Sagrado Corazón de Jesús, 50 aniversario.